¿Alguna vez has soñado con quedarte dormido mientras navegas a lo largo de una de las carreteras fluviales más transitadas del Reino Unido en una cabaña azul ecléctico rodeada de césped, glicinas sobre la puerta y un manzano? Durante cinco días y noches, entre el 18 y el 23 de mayo este sueño cobró vida en la forma de la residencia flotante de Nick y Steve Tidball para Airbnb.

La casa, cuya dirección formal es No.1, The Thames, ofrece dos dormitorios, un baño y un espacio común. «Piensa en una mezcla entre Primrose Hill y Pixar, con todo el encanto de los suburbios», explican los gemelos diplomados en arquitectura del Bartlett School of Architecture de Londres. Los hermanos Tidballs, que ahora trabajan como directores creativos de publicidad, dicen que «fue crucial que esta fuera una casa de verdad, no sólo una puesta en escena. Una casa en la que los huéspedes Airbnb se sentirían realmente cómodos».

Por esta razón han dispuesto mucho más que habitaciones y un baño: «los visitantes podrán disfrutar de una selecta colección de libros, una perrera y su propio jardín privado; el tipo de cosas que convierten una casa en un hogar . Nos encanta la idea de que esta casa va a ver en cinco días mucho más de lo que la mayoría de las casas ven en cien años».

Esta innovadora y excéntrica instalación se llevó a cabo para celebrar la legalización de la empresa Airbnb en Londres. Airbnb es un mercado comunitario para publicar, descubrir y reservar viviendas. Actualmente se encuentra en más de 192 países.

De acuerdo con los términos y condiciones, los actos de piratería en el Támesis no serán tolerados.