Kashima Antlers llegó a la final del Mundial de Clubes tras haber clasificado como campeón organizador, y alcanzó a estar en ventaja frente a los españoles, pero en tiempo suplementario cayeron por 2-4 con tres goles de Cristiano Ronaldo.

Era la segunda vez que un anfitrión jugaba el partido de clausura luego de Raja Casablanca en 2013 frente a Bayern Múnich. Incluso en el anterior paso de los madrileños por el Mundial de Clubes, en 2014 en Marruecos, habían tenido sencillos partidos venciendo a San Lorenzo en la final.

Esta vez tuvieron un buen primer tiempo, y después de los noventa minutos fueron mucho más certeros. Pero Antlers no fue menos ni siquiera aunque estaba en su cuarto partido en diez días, y venía de ganar la J-League menos de una semana antes del debut. Karim Benzema anotó el primero en el noveno minuto, pero Gaku Shibasaki (elegido el tercer mejor jugador del torneo detrás de Ronaldo y Luka Modric) anotó con mucha técnica a los 44 y 52 minutos.

Los españoles, que también habían ganado tres Intercontinentales, tuvieron más ingresos al área aunque Keylor rmcdmNavas tuvo más intervenciones que Hotoshi Sogohata. Luego de la ventaja para los locales, llegó el hat trick del portugués con un penal a los 60 y luego pases entre líneas al área a los 98 y 104 minutos.

El equipo de Zinedine Zidane llegó a cinco copas del mundo, escapándole por uno a Milan. Por quinta vez – y tercera en fila – este torneo lo ganó un español, uno más que los conjuntos brasileños (Argentina apenas tiene cuatro finalistas). Desde Corinthians ante Chelasea en 2012 que el campeón de la Copa Libertadores no gana la final.

Esta vez Atlético Nacional tuvo que conformarse con el tercer lugar tras vencer a América de México por penales luego del empate 2-2, tras haber tenido dos goles de ventaja sobre los 26 minutos.