Para lograr un excelente estado físico, no sólo el esfuerzo en cada entrenamiento es suficiente, ya que una nutrición correcta y balanceada mejorará nuestro estilo de vida notablemente.

Para todos aquellos amantes del crossfit, son recomendables dos tipos de dieta. En primer lugar, y popularmente la más conocida, es la dieta paleolítica o paleo. La segunda opción es la dieta de la zona.

La dieta paleolítica es un estilo de vida. La idea no es restringir comida, sino que se concentra básicamente en la calidad de los alimentos que son ingeridos. Si bien, no es necesario comer en exceso, se aconseja no pasar más se cuatro horas sin consumir alimentos.

La paleolítica incluye en su menú alimentos como: proteínas, vegetales, frutas, frutos secos, semillas y grasas de origen animal. Suena un poco extraño una dieta en donde las grases estén permitidas, sin embargo, el consumo de energía de los crossfitters es mucho mayor que el de aquellas personas que no realizan ejercicios, por lo tanto, las grasas se convertirán en fuentes de energía, siempre y cuando las mismas sean de origen animal.

Por otro lado, la dieta elimina de nuestra vida, ciertos alimentos que usualmente consumimos, como es el caso de los lácteos, cereales, granos, productos procesados o en conserva, verduras ricas en almidón. La dieta procura consumir aquellos alimentos que consumían nuestros antepasados, ya que se trata de reconocer que tenemos la misma composición genética y los mismos sistemas digestivos que nuestros antepasados a pesar de vivir en un planeta tecnológica y culturalmente distinto.

Por otro lado, la dieta de la zona es otra opción que permite llevar una vida saludable y equilibrada. Se caracteriza por el consumo de tres grupos esenciales de alimentos: proteínas, carbohidratos y grasas, creando así una «zona» de balance en el cuerpo.

Lo primordial de esta dieta, es pesar cada uno de los alimentos que se consumen, para saber que este dentro del rango aceptado. Lo ideal, es dividir los alimentos en bloques, en donde cada bloque este conformado por proteínas, carbohidratos y grasas.

Tanto la dieta de la zona, como la dieta paleolítica harán que nuestro cuerpo sienta mayor energía y vitalidad, mejore el rendimiento físico y mental.