Un fotógrafo profesional utilizó un avión no tripulado para exhibir los misterios de la gruta más grande del mundo. El video permite divisar una vegetación e iluminación completamente  diferente a las presuposiciones que se tienen con respecto a ese tipo de ecosistemas.

En el 2009 se exploró por primera vez la cueva de Son Doong, ubicada en Vietnam, y se corroboró que es la que tiene mayor capacidad del planeta. A pesar de que los expedicionarios habían podido tomar fotografías del lugar, la tecnología no permitía mostrar todo su esplendor.

Fue por ello que Ryan Deboodt se aventuró con un dron bajo el brazo y filmó los misterios que encubre el paisaje. Lejos de ser un lugar oscuro y sombrío, se muestra un ecosistema lleno de distintas tonalidades de verdes, agua clara y una iluminación cuasi onírica.

El modelo de equipo elegido fue el DJI Phantom 2. Se trata de un ejemplar de cuatro hélices, que cuenta  con autonomía de vuelo de 25 minutos y soporte para albergar una GoPro. Aquí está el video donde se puede ver el resultado que se logró con la ayuda del vehículo.