El arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, sufrió el robo de un maletín luego de oficiar una misa dentro de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, del barrio porteño de Palermo, informaron hoy fuentes policiales.

Entre los elementos robados, Poli denunció que le sustrajeron un palio, que es una especie de corbata con un prendedor de oro, que le había regalado el Papa Francisco.

El hecho que se dio a conocer hoy ocurrió el jueves pasado alrededor de las 21.30 en la mencionada iglesia, situada en Paraguay 3901, donde luego de la ceremonia Poli se dirigió hacia la sacristía, dejó un portafolio con distintas pertenencias y salió un momento para conversar con el párroco.

Según dijeron los voceros consultados, cuando el arzobispo regresó a la sacristía descubrió que alguien se había llevado el maletín, en el que guardaba vestimenta sacerdotal blanca, un par de anteojos y otras pertenencias entre las que se encontraba el palio regalado por el Papa Francisco.

La denuncia fue radicada en la comisaría 21ra., con jurisdicción en la zona, y es investigada por la Fiscalía de Instrucción en lo Correccional de Capital Federal, a cargo de Jorge Fernández.

El fiscal ya solicitó el análisis de las cámaras de seguridad instaladas en los alrededores de la iglesia, con la intención de averiguar si alguna pudo captar el paso del ladrón u otros elementos de interés para la pesquisa.