La cartera sanitaria resaltó la necesidad de lavarse las manos antes y después de manipular alimentos, de comer o beber, y después de manipular basura o desperdicios, de tocar alimentos crudos, de ir al baño, de sonarse la nariz, toser o estornudar y luego de cambiarle los pañales al bebé.

A su vez, recomendó el lavado de manos luego de haber tocado objetos sucios o que pasaron por muchas manos como dinero, llaves, pasamanos; al llegar a su casa de la calle, el trabajo, la escuela, la plaza; antes y después de atender a alguien que está enfermo o de curar heridas, y después de haber estado en contacto con animales.

Otros consejos plantean complementar la limpieza de las manos con alcohol en gel para eliminar cualquier bacteria, limpiar las uñas con un cepillo y evitar secarse con toallas de papel, ya que estas pueden quedarse pegadas a la piel.

Las recomendaciones no sólo son para los niños y las madres, también para médicos, instituciones educativas y la población en general.

La OMS puntualizó la importancia de la higiene en la atención quirúrgica, al plantear que limpiarse las manos salva vidas y asegurar que «la mejora de las prácticas de higiene de las manos en los servicios quirúrgicos es una prioridad».

En este sentido, la campaña internacional refirió que «la higiene de las manos en el momento adecuado salva vidas», y que esa higiene «es un indicador de calidad que destaca la seguridad de los sistemas de salud», y evita las infecciones asociadas a la atención sanitaria.

Por su parte, la empresa de Agua y Saneamientos Argentinos (AySa) informó a través de un comunicado que en sus 23 centros de atención «repartirá jabones y volantes con información acerca de la importancia de esta práctica, que aún continúa siendo la medida más económica y efectiva para prevenir enfermedades».

La conmemoración mundial de este día, que se lleva a cabo cada 15 de octubre, se estableció hace 8 años durante la Semana Mundial del Agua, con el objetivo de concientizar a la población sobre el uso de agua y jabón, que puede salvar muchas vidas en cualquier parte del mundo.