Deep Mind, una empresa perteneciente a Google, logró que una IA pueda ejecutar 29 juegos de Atari en nivel experto con sólo hacer una programación básica. La diferencia del software residió en que pudo instruirse y mejorar a partir de su propia práctica.

Que se diga que el futuro se puede ver hoy ya no es una frase hecha. El avance en Inteligencia Artificial que logró hacer Deep Mind, una firma que es propiedad de Google, dio un salto gigantesco en dicha materia.

Desarrollaron una IA que puede aprender por sí misma. Utilizaron un método llamado Aprendizaje Profundo que convierte las entradas visuales básicas en conceptos con significado, algo parecido a lo que logra el ser humano cuando incorpora a su conocimiento la información del exterior.

El software logró desenvolverse a un nivel de experto en 29 videojuegos de Atari, entre los que se encontraban Space Invaders y Breakout. Sin embargo la prueba no fue completamente positiva. No pudo dominar otros 20 títulos de la consola clásica.