Hay una lista de intendentes bonaerenses referenciados en la amplia amalgama del peronismo que prepararon sus valijas y que planean pegar el salto partidario de acuerdo al resultado de las elecciones legislativas del domingo 22 de octubre. Es decir, en menos de una semana.

¿Quiénes son? ¿A qué color político pertenecen y con cuál podrían repintarse a tan sólo semanas del Día de la Lealtad peronista, a celebrarse este martes 17 de octubre? Los detalles, en las líneas que siguen.

Resonante es el caso de Marisa Fassi, intendenta de Cañuelas: hasta el inicio de la campaña electoral se cansó de tirarle flores a la gobernadora María Eugenia Vidal. «La respeto mucho, es una mujer de trabajo. Atendió a todos nuestros pedidos», expresó en una entrevista reciente Fassi, quien recibió $80 millones para obras de gas. Es más, esta mujer, quien además es presidenta del Partido Justicialista de Cañuelas, hasta le regaló una pelota a Vidal para que se la dé a su hijo. Las reuniones entre ellas eran constantes.

Otro apuntado es el jefe comunal de Marcos Paz, Ricardo Curutchet, quien en la actualidad está referenciado con el frente kirchnerista Unidad Ciudadana pero afirmó públicamente que Vidal «tiene una mirada inteligente» y que ostentó, antes del comienzo de la campaña, una selfie con Gladys González.

Hay otros dos intendentes que jamás terminaron de cerrar en el círculo K. Son Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, y el recién incorporado, Juan Zabaleta, de Hurlingham. El primero coqueteó con Massa, fundó el Grupo Esmeralda con otros intendentes no K, amagó con ir con Randazzo hasta último momento y días atrás se mostró en un teatro porteño junto al intendente PRO de Lanús, Néstor Grindetti. Al otro, según un artículo de la revista Noticias, le desconfían el timing político.

De acuerdo a la nota, titulada «Intendentes en fuga: qué funcionarios piensan pegar el salto post octubre», a quien Cristina no le perdona el pase, todavía, es al intendente de Ezeiza y ex funcionario del gabinete sciolista, Alejandro Granados. Sucede que  el peronista ya no oculta sus simpatías con Cambiemos.

«Nosotros vamos a seguir trabajando y poniéndole el cuerpo a la campaña», le expresó a la misma revista el intendente de Moreno, Walter Festa, minimizando así los posibles pases después de octubre.