Un grupo de economistas hizo cuentas con la base de datos del Banco Central de la República Argentina (BCRA) para obtener algunas evidencias físicas que le dieran una dimensión real a la emisión monetaria desde hace 12 años en la Argentina.

Lo primero que hicieron fue calcular la cantidad de billetes de $ 100 que circulaba en la economía en la asunción de Néstor Kirchner, en 2003, y sus cambios en los años siguientes, hasta obtener el acumulado al 2014.

Después midieron su magnitud en centímetros y los proyectaron colocándolos uno al lado del otro.

Si se trazara un camino con los 2.430 millones de billetes de 100 impresos en este período, se obtendría un recorrido de 380.000 kilómetros, equivalente a la distancia entre la Tierra y la Luna.

Si se ponen uno arriba del otro, una pila de 1000 billetes tiene 13 centímetros de altura, se podría edificar una torre de 316 kilómetros de altura, igual a 45 Aconcaguas, la montaña más alta de Argentina.

También sería posible, a su vez, a dar casi 10 vueltas al globo terráqueo.