El área de Cibercrimen de la Policía Metropolitana realizó una serie de allanamientos durante los que detuvo a un hombre por abuso y corrupción de menores.

La causa se inició a raíz de que una persona se olvidó su teléfono móvil en una “parrilla” del Bajo Flores y la dueña del local –en el intento de poder localizar al propietario para devolverlo- accedió a fotografías y videos de pornografía infantil que estaban contenidos en el equipo. Ante esta circunstancia, realizó la denuncia correspondiente y tomó intervención la Fiscalía Nacional N° 48 que, a su vez, solicitó a la Fiscalía Nacional de Delitos contra la Salud y la Integridad Sexual que investigue el hecho.

En este sentido, la justicia dio intervención al área Cibercrimen de la Policía Metropolitana que comenzó las tareas investigativas a través del análisis que se realizó sobre el teléfono celular. Para llevar a cabo esta primera etapa, se utilizó el equipo UFED -que sirve para la extracción forense de dispositivos móviles- con el que se obtuvo gran cantidad de información, como ser imágenes, videos, contactos telefónicos y datos de navegación  entre otros.

Luego, prestando especial atención a la información de geo localización de los archivos multimedia, denominado Geo-tag, se determinaron tres posibles lugares que el usuario frecuentaba. Es así, que una de las fotografía indicaba que había sido tomada en la intersección de la Avenida Carabobo y Ramón Falcón, y se observaba el detalle de un boletín de calificaciones en el que se veía el año 2013.

A partir de la información recabada anteriormente, se llevaron a cabo ciberpatrullajes en las redes sociales abiertas (facebook y twitter) sobre todo a los contactos de los egresados del año 2013 de la escuela secundaria que funciona en las cercanías de la Avenida Carabobo y Ramón Falcón. De esta manera se realizó un entrecruzamiento de datos entre todas las pruebas obtenidas y se logró determinar quién era el dueño del celular y donde vivía.

Una vez concluida estas etapas de la investigación, el Juzgado Nacional de Instrucción N° 29 ordenó que se lleve a cabo el allanamiento correspondiente en la calle Echendía ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En el lugar se identificó a todos los habitantes y en primer lugar se le secuestró el nuevo teléfono celular al imputado. La brigada técnico forense realizó un examen del equipo inmediatamente y se encontró nuevo material multimedia del acusado teniendo relaciones sexuales con un menor de seis años. Ante estas circunstancias el juez interventor dispuso la inmediata detención de este joven de 19 años y el secuestro de todos los celulares, computadoras y dispositivos de almacenamiento.

En el lugar se continuó con las pericias de los archivos multimedia hallados en el nuevo móvil del detenido y se comprobó que habían sido capturados a pocas cuadras de donde él vivía. Por este motivo, el juez dispuso que se realicen tareas en la zona y se muestre a los vecinos las fotos del menor abusado con el fin de identificarlo para brindarle asistencia psicológica.

La brigada del área de Cibercrimen, en conjunto con personal del Consejo de Niñas Niños y Adolescentes, pudo localizar al menor abusado a cuatro cuadras del domicilio del imputado quien recibió inmediata asistencia. Por su parte, los padres fueron acompañados a la sede del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires para realizar la correspondiente denuncia del caso y se inste a la acción penal.

De acuerdo con la investigación realizada y con los elementos probatorios que se encontraron durante otro allanamiento realizado en el domicilio donde era abusado el menor, la Justicia le dictó al imputado por semiplena prueba la prisión preventiva en el marco de la causa por Corrupción y Abuso de Menores.

EXCLUSIVO TG POST