El protagonista de “The revenant” logró subir al escenario en su quinta nominación, y aunque fue la secuela de George Miller la que más premios consiguió, el drama sobre los periodistas de Boston Globe que descubren un gran caso de encubrimiento de curas pedófilos fue elegido el mejor film de 2015.

La ceremonia tuvo el fantasma del boicot ante la falta de diversidad afroamericana en las nominaciones, pero el anfitrión Chris Rock en todo momento se burló de esa teoría. También hubo risas cuando el comediante Louis C.K. nombró a “Mad Max” durante la presentación del mejor corto documental, frente a los tantos nombramientos que tenía el flim.

De todas formas los monólogos y videos no estuvieron a la altura de ediciones anteriores como la de Ellen DeGeneres o Seth MacFarlane. Pero vale rescatar los guiños a la música que ponían cuando entraban los presentadores, además de los mensajes que se quisieron dar en los discursos como el de Di Caprio  sobre cambio climático o Alejandro González Iñárritu (bajaron la música que lo sacaba del escenario cuando tocó temas de discriminación racial).

Leo había sido nominado por “What’s eating Gilbert Grape”, “The Aviator”, “Blood Diamond” y “The wolf of Wall Street” (también pudo haber ganado a mejor película al haber producido la historia de Martin Scorsese). Desde abajo lo aplaudieron Matt Damon (“The martian”), Michael Fassbender (“Steve Jobs”), Eddie Redmayne (“The danish girl”, y ganador el año pasado) y Bryan Crason (“Trumbo”). Su papel en busca de venganza de los que mataron a su hijo luego de haber sido atacado por un oso en un bosque helado del siglo XIX fue un trabajo tan impresionante como difícil, que por suerte no fue dejado de lado.

“The Revenant”, con partes filmadas en Ushuaia, llegaba como la más nominada en doce categorías, pero solo festejó por su director – Iñárritu había ganado el año pasado por “Birdman”, y por tercera vez en fila lo gana un mexicano luego de Alfonso Cuarón por “Gravity” – y cinematografía, a cargo de Emmanuel Lubezki, quien había sido premiado justamente por estas dos películas, además de tener otras cinco nominaciones.

“Mad Max: Fury Road”, que tenía una decena de candidaturas, fue destacado en la mayoría de los premios técnicos: edición, diseño de vestuario, maquillaje y peinado, mezcla de sonido, edición de sonido y diseño de producción.

“Spotlight”, se llevó el último premio frente a “The revenant”, “Mad Max”, “The big short”, “Room”, “Bridge of spies”, “Brooklyn” y “The Martian”, y también el primero de la noche al ser premiado el guión original. Su contraparte adaptado fue para “La gran apuesta”. Una gran combinación de actuaciones (recibió el SAG Award del sindicato de actores a mejor elenco) junto con una história verídica y muy fuerte sumó puntos para que se adelantara a otros que parecían mayores favoritos.

Brie Larson por su papel de una madre que hace lo imposible para que su hijo no sufra durante los años que estuvieron secuestrados en una habitación en “Room”, continuó con el pronóstico luego de haber ganado el Globo de Oro y SAG Award, al igual que DiCaprio.

Mark Rylance de “Puente de espias” (no pudo ganar el guión de los Coen ni Spielberg, quien además de dirigir la produjo) quedó por delante de Sylvester Stallone – 39 años atrás había estado también nominado por el papel de Rocky Balboa, además de su guión – Tom Hardy,  Christian Bale y Mark Ruffalo. Alicia Vikander por “La chica danesa” consiguió el segundo premio para Suecia en la categoría de actriz de reparto, luego de Ingrid Bergman por “Asesinato en el Orient Express” en 1974. Max von Sydow no había podido conseguirlo por “Extremely loud and incredibly close” y “Pelle, the Conqueror”.

“Intensamente” sumó otro Oscar para Disney/Pixar, aunque no pudo lograrlo también por su guión. “Amy” fue destacado entre los documentales, así también como “A girl in the river: the Price of forgiveness” dentro del género pero de menor duración.

“Stutterer” fue el mejor corto, mientras que Pato Escala y Gabriel Osorio Vargas fueron los segundos chilenos en ganar un premio de la academia por su corto animado “Historia de un oso” luego de Claudio Miranda, director de fotografía de “Life of pi”, también nominado por “El curioso caso de Benjamin Button” (“No” había sido candidata a mejor película extranjera cuatro años atrás).

“El abrazo de la serpiente” podía haber conseguido algo similar al ser el primer film colombiano en una ceremonia, pero “El hijo de Saul” de Hungría quedó delante. “Ex machina” ­– también con Vikander – ya había sorprendido con sus dos nominaciones, y sus efectos visuales fueron destacados por el encima del resto.

Ennio Morricone al fin subió al escenario tras cinco nominaciones por la música de “The hateful eight”, mientras que “Writing on the wall”, la canción de “Spectre”, le dio el galardón a Sam Smith, el primer homosexual en conseguirlo en los 88 años de la ceremonia.