La cultura de la violación es el entorno en el cual la violación ostenta una posición preponderante y en la cual la violencia sexual infligida contra la mujer se naturaliza y encuentra justificación tanto en los medios de comunicación como en la cultura popular, esta se  perpetúa mediante el uso de lenguaje misógino, la despersonalización del cuerpo de la mujer y el embellecimiento de la violencia sexual, dando lugar a una sociedad despreocupada por los derechos y la seguridad de la mujer.

Lo cierto es que no solamente las mujeres  son las víctimas de esta cultura donde también los hombres han sido víctimas, solo que en menor grado según el 99%los casos denunciados,se presupone que no hay hombres violados y que los que hay son débiles. Esta forma de comportamiento tan enraizado en nuestras sociedades patriarcales  tolera el abuso sexual hacia  las mujeres de diferentes maneras entre las cuales se culpabiliza a las víctimas, se hace un estudio público sobre los hábitos de vestimenta, salud psíquica, motivaciones e historial de la víctima, demasiada violencia de género en películas y televisión.

En fin en esta cultura se le dice a las niñas y a las mujeres que tengan cuidado al elegir su ropa, en cómo la usan, en cómo se comportan, por dónde caminar, cuándo caminar por ahí, con quién caminar, en quién confiar, jamás bajar  la guardia para no ser atacadas sexualmente y si no se siguen estas reglas es culpa de nosotras.

La  naturalización del concepto de rape culture supone pensar que la violencia sexual siempre ha sucedido y siempre sucederá, te van a violar lleves la ropa que lleves, salgas a la hora a la que salgas y bebas o te drogues lo que quieras beber o drogarte, lo que hay que hacer urgentemente es educar en el consentimiento y acabar con la cultura de la violación.

Andrea Imbachi