Se estima que más de dos millones y medio de cubanos residen fuera de su país, algunos cálculos indican que alrededor del 70% de la población cubana residente en el exterior se encuentra  en  Estados Unidos, concentrándose principalmente en el estado de Florida y también en otros como Nueva York, Nueva Jersey, Lousiana y el Distrito de Columbia.

En el año de 1980  se registra la primera gran inmigración  de cubanos hacia Estados Unidos, veinte años después existe  nuevamente una segunda oleada de inmigrantes al país del norte donde  al parecer, los isleños  ven en el ‘sueño americano’ la redención de sus problemas.

De acuerdo a la agencia Reuters,  las salidas ilegales vía marítima desde  Cuba están nuevamente en alza, y funcionarios de EE. UU. sostienen que más de 2.000 inmigrantes han sido recogidos por la Guardia Costera en los últimos 12 meses, la cifra más alta de los últimos seis años, muchos más están pasando sin que nadie lo advierta, partiendo desde la parte occidental de la isla a bordo de endebles embarcaciones, en una arriesgada apuesta para cruzar el Caribe hacia Honduras para tratar de atravesar la frontera entre México y Estados Unidos.

El aumento se debe a los retrasos de hasta cinco años para los cubanos que desean emigrar legalmente para reunirse con sus familiares en EE. UU. Las reformas diseñadas para abrir la economía controlada por el Estado y la creación de puestos de trabajo en el sector privado no han logrado mejorar las condiciones de vida para la mayoría de los cubanos que siguen en la isla.

Desde 1995, más de 600.000 cubanos han emigrado a EE. UU., el mayor flujo desde la revolución que llevó a Fidel Castro al poder en 1959.

Andrea Imbachi