El conflicto por los derechos de autor de la fotografía que se tomó un mono negro crestado ya se resolvió. Según lo dictaminado por la oficina de copyright de los Estados Unidos (USCO) Wikimedia tenía razón, lo que significa que el retrato puede ser usado libremente por cualquiera que así lo desee.

La USCO determinó esta semana que sólo puede registrar obras hechas por seres humanos. “Los trabajos producidos por la naturaleza, animales, plantas, o supuestamente creados por seres divinos o sobrenaturales no pueden tener copyright”, afirmó el organismo en un compendio de prácticas.

Siguiendo la línea de esta declaración se resuelve el conflicto por la selfie que se tomó un mono negro crestado en Indonesia. Debido a que la fotografía no implicó la labor de una persona, el retrato queda libre de derechos de autor.

La polémica se dio después de que el dueño de la cámara, David Slater, denunciara a Wikimedia por utilizar la imagen en su sitio y ofrecer el uso de la misma gratuitamente.

La fundación sostenía que el material le pertenecía al primate debido a que había capturado la fotografía. El profesional argumentaba que si él no hubiese viajado hacia allí la foto no existiría. La USCO puso fin al problema dándole la razón a la primera postura.

Gisela Guerrero