Por primera vez una nave acompañará el curso espacial de un cometa, en un hito que ocurre a 500 millones de kilometro de la tierra.

“Estamos ahí” confirmó Sylvain Lodiot, director de operaciones de la sonda de la Agencia Espacial Europea (ESA), al constatar que la nave se había encontrado con el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko.

Ademas la ESA, informó que «La nave volará una órbita artificial muy cerca del cometa a una distancia de pocos kilómetros y estudiará el entorno del cometa y su núcleo».

Las misiones anteriores sólo habían logrado pasar los cometas a alta velocidad; pero esta vez se orbitará durante al menos un año con el objetivo de determinar si fueron estos cuerpos celestes quienes trajeron el agua y el carbono vital para la vida en la Tierra

La sonda espacial también intentará desplegar un modulo de aterrizaje sobre la superficie helada de 67/P Churyumov-Gerasimenko.

Matias Narracci