Un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) expuso que los trabajadores de zonas agrarias argentinas utilizan cada vez más aplicaciones para smartphones, dispositivos de geoposicionamiento y drones para realizar sus labores. Especialistas aseguran que este tipo de herramientas facilitan la toma de decisiones y colaboran con las prácticas.

El INTA publicó un estudio en la Revista RIA en el que dio a conocer la tecnología que está incorporando el campo argentino para mejorar su producción. Entre esta se encuentra una app que brinda datos sobre el clima, la topografía, los suelos y el estado del cultivo en una determinada campaña de un campo.

También destacó el uso de dispositivos de geoposicionamiento. Este permite direccionar el ganado bajo un recorrido preestrablecido y no depender de las peripecias de un piloto. Del mismo modo que se detalló la pronta asociación de los drones.

Los aviones no tripulados sirven para ver en tiempo real la evolución de los cultivos, como también para rastrear a los animales. Por otra parte,  detectar malezas sobre rastrojos, estima rindes,  daños por heladas y pérdidas por granizo.

El coordinador nacional del Proyecto de Eficiencia de Poscosecha (Precop), Ricardo Bartosik, aclaró que este tipo de herramientas facilitan la toma de decisiones y colaboran con las prácticas cotidianas. «Esto puede hacer la diferencia para un país o localidad, en cuanto a las oportunidades de desarrollo generadas a partir de las TIC», concluyó.