La Villa 31 luce transformada. Es que la Ciudad finalizó – junto con cooperativas formadas por vecinos del barrio- más de 8 kilómetros de obras de infraestructura que mejoran significativamente la calidad de vida de sus habitantes.

Los trabajos realizados a través del Programa de Mejoramiento de las Villas 31 y 31 bis, coordinado por la Secretaría de Hábitat e Inclusión, comprenden la conexión de las cámaras domiciliarias con la red cloacal y pluvial, agua potable y el mejoramiento de las calles; problemáticas planteadas en diálogos con los vecinos y ejecutadas con su consenso.

Las conexiones cloacales destinadas para cada uno de los hogares frentistas, dejan previsto inclusive, el crecimiento de la densidad poblacional. La red genera la salida de todos los efluentes que vienen de otras obras terminadas en la Villa 31 bis. Además, la red pluvial se instaló con rejillas abiertas con sifón para desaguar lo acumulado por lluvias, previendo inundaciones y olores en la vía pública. Y se incorporaron hidrantes para utilizar en caso de incendio.

Asimismo, se construyó una importante obra vial que conecta ambos asentamientos por debajo de la Autopista Illia y permite el paso de ambulancias, bomberos, policía y vehículos particulares. La misma, funciona desde comienzos de este año y contribuye a la transformación paulatina de estos asentamientos en barrios habitables. Junto con ella, se instalaron atenuadores de velocidad para prevenir accidentes y mejorar y controlar la circulación de tránsito y del peatón. Y fue en este mismo cruce donde se colocó el primer semáforo dentro de la 31.

Mirá el antes y el después:

autopistainline