Dos empresas argentinas y su socia holandesa anunciaron una importante inversión para fabricar paneles y ladrillo de hormigón ecológicos, en la provincia de Santa Fe, que generará más de 200 nuevos puestos de trabajo.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, recibió la propuesta de parte de Iván Brajkovic, Ricardo Griot y del holandés Jop van Boggelen, representantes de las empresas Brayco, Pecam y Aircrete, respectivamente.

El proyecto contempla una inversión de 20 millones de dólares para fabricar paneles y ladrillos de hormigón ecológicos, en una planta industrial que construirán en Santa Fe.

Una parte de esa cifra será financiada por el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), dependiente del Ministerio de Producción.

“Este tipo de inversiones demuestra que estamos en el camino correcto y que están dadas las condiciones para que, entre todos, generemos más y mejores empleos de calidad”, resaltó Cabrera.

La construcción de la planta industrial tiene un plazo estimado de doce meses y la producción inicial será de unos 150.000 metros cúbicos anuales, con una ampliación futura que permitirá alcanzar los 400.000 metros cúbicos al año.

Los ladrillos ecológicos se están usando ampliamente en todo el mundo en la construcción residencial, comercial e industrial y son de rápida aplicación.

Además, se trata de un producto 100 por ciento reciclable, ya que todos sus componentes se reutilizan, y permite un gran ahorro energético por su capacidad de aislación térmica, resistencia, aislación y estabilidad ante incendios y humedad.

Sin embargo, la mayor diferencia con respecto al ladrillo tradicional es que la combinación de sus componentes hace que no necesite cocción ya que puede endurecerse a temperatura ambiente, sin emisión de gases contaminantes.