En el Sur, los de Guillermo Barros Schelotto se recuperaron de la eliminación de la Copa Sudamericana y le ganaron al deslucido conjunto de Bauza por 1-0, tras una gran jugada de Silvio Romero que culminó Lautaro Acosta. El “Granate” es único escolta a una unidad de los de Gallardo (visita a Atlético Rafaela), mientras que San Lorenzo intentará salvar el semestre el próximo domingo en el clásico ante Boca.

Con poco, Lanús se quedó con tres puntos que valen oro en la lucha por el título. Los de Guillermo Barros Schelotto jugaron un buen primer tiempo en el que se pusieron en ventaja gracias al tanto de Lautaro Acosta y luego aguantaron la envión del conjunto de Boedo, que volvió a exhibir deficiencias enormes en las dos áreas, pero que estuvo a tiro del empate con un cabezazo de Kalinski. Triunfo tranquilizador para el “Granate” que se encaminó como pretendiente al título y espera una mano de Atlético de Rafaela hoy contra el líder River para alimentar sus ilusiones.

De entrada Lanús fue el que impuso condiciones y rápidamente hizo trabajar a Sebastián Torrico con un cabezazo de Santiago Silva, pese a que la jugada estaba invalidada por offside del delantero, y con una apilada de Lautaro Acosta, que Pasquini de carambola casi convierte en la apertura del marcador.

San Lorenzo nunca entró en partido pese al cambio de esquema propuesto por Bauza para este encuentro. El 4-3-3 hizo agua desde el comienzo y el fondo del azulgrana fue una invitación para la ofensiva del “Granate”, que antes de que el reloj marcara los veinte se puso en ventaja tras una buena jugada individual de Silvio Romero y la definición por entre las piernas de Torrico sellada por Lautaro Acosta.

El panorama se ennegreció para los de Boedo: la expulsión del entrenador Edgardo Bauza por protesta desmedida al juez Diego Ceballos ya que su equipo estaba con diez porque Kannemann estaba siendo atendido fuera de la cancha por un corte, se sumó a la salida de Leandro Romagnoli del campo de juego por una tremenda luxación de codo. San Lorenzo fue puro desconcierto en la primera etapa en la que Lanús no pudo aprovechar su amplio dominio.

En el complemento, los de Guillermo Barros Schelotto comenzaron a sentir los efectos del cansancio del encuentro por la Copa Sudamericana entre semana, retrocedió, juntó las líneas y San Lorenzo aprovechó para tomar ínfulas e ir en busca del empate.

Gonzalo Verón y Enzo Kalinski fueron los abanderados de la levantada azulgrana: el extremo fue la mayor preocupación para la defensa del “Grana” por la banda izquierda y el volante tuvo las dos más claras para lograr la igualdad. Primero, Agustín Marchesín se la sacó sobre la línea en una reacción bárbara del arquero y sobre el final, el palo le dijo no a lo que hubiera sido una gran recompensa para el ex Quilmes por lo que dejó en cancha.

Fue victoria final por 1-0 para Lanús que se ubicó a uno del líder River (enfrenta a las 21:10 de visitante a Atlético Rafaela) y sueña en grande. Para San Lorenzo significó otro cachetazo en el campeonato. El equipo de Bauza no encuentra los caminos de cara al Mundial de Clubes e intentará salvar el semestre la próxima semana cuando reciba a Boca en el Nuevo Gasómetro.