El púgil chubutense denominado «La Máquina» (63.000), triunfo en peso superwelter por fallo mayoritario a doce asaltos frente al ruso Ruslan (63.500). La velada fue llevada a cabo anoche en el Turning Stone Resort & Casino, New York, Estados Unidos.

Lucas Martín «La Máquina» Matthysse tuvo una fuerte parada en su carrera profesional, quizás uno de sus oponente más duros con respecto a historia deportiva. Previo a su combate con Ruslan «Rocky de Siberia» Provodnikov, había tomado todos los recaudos necesarios para la contienda, pese a dicho prospecto las acciones se complicaron arriba del ring, podría decirse que el argentino termino sufriendo.

Fanáticos de casi todo el globo terrestre posaron su vista en la pelea más importante de lo que va del año, dejando de lado lo que se viene el dos de mayo entre Mayweather y Pacquiao, ya que tanto nuestro compatriota como el siberiano siempre han sido huesos difícil de roer para sus adversarios; ambos con potencia de puños.

La «Máquina» Matthysse mostró un nivel excelente en las primeras siete vueltas, desarmando a su rival con ganchos a la cintura y hook a la zona hepática. Bajo una enorme estrategia imposibilitó que Provodnikov saqué sus cross de mano izquierda, debido a que inclino la caja corporal hacia ese costado cada vez que el ruso quiso lanzar su mano zurda.

El experimentado Lucas se lució con la velocidad de su jab, y agilidad de piernas y cintura, además de conectar cross y directos a la cien del soviético. Este último tipo de golpe provocó la lesión de sus nudillos diestros, dando espacio a un cambio en el cuadrilátero.

Ruslan estaba vencido en lo teórico, a tal punto de culminar la mitad inicial con la ceja siniestra cortada abruptamente, con pómulos y nariz inflamados. Aún con esta adversidad en su contra, el europeo renació sobre el final de la batalla.

Como la película de Silvestre Stallone ponía en contexto, el «Rocky de Siberia» arremetía en la integridad corporal del «criollo», destacando mucho más su actitud que delicadeza técnica. Probablemente hubiera conseguido noquear o derribar al «argento» si este no fuese tan «pícaro» de abrazarlo cuando sus piernas temblaron en los rounds decisivos. Las tarjetas fueron: 115-113 – 115-113 y 114 – 114. Para TG cerraron en 115 – 113.

Por lo pronto, Lucas Matthysse, de 32 años, dispone de palmares conformado por 37 victorias, 34 de ellas antes del límite, y tres reveses. (Foto: AFP).