El técnico del Bayern Múnich les presentó a sus jugadores un código disciplinario.

Todos los equipos tienen sus propias normas de conducta, y la multa correspondiente para quien no la respete. Pero éstas, se basan en el horario de llegada y no mucho más. En cambio, para el entrenador catalán su plantel debe guiarse por su propio reglamento que regirá a partir de esta temporada.

El diario alemán Bild publicó que, dentro del catálogo de sanciones que puso Guardiola están, además de la conocida por llegar tarde, hablar por teléfono en zonas no permitidas, tener kilos de más, no usar la vestimenta establecida y dejar la ropa del entrenamiento fuera del lugar previsto para su lavado.

Quien lleve a cabo alguna de esta acciones se enfrentará a una multa, ya estipulada, que va desde los 250€, incrementándose en tramos de ese mismo valor. El encargado de cobrar el dinero será el capitán del equipo Philipp Lahm.

Daiana Malaponte.