Grandes firmas que asesoran a las empresas en el ámbito de los negocios consideraron que 2016 fue el año en el que las inversiones volvieron a poner el foco en Argentina y evaluaron que para 2017 se espera una profundización del proceso de llegada de capitales al país, entre otras conclusiones de una ronda de consultas realizadas por Télam.

El director ejecutivo de KPMG, Ricardo De Lellis, destacó «el interés mostrado este año por inversores externos por ponerse en tema sobre Argentina y las posibilidades que ofrece de inversión», y señaló que «hubo un incipiente incremento en los negocios relacionados con estas iniciativas, aunque desde bases muy bajas en términos históricos, pero que permiten ser optimistas a futuro».

Sobre 2017, indicó que «será también un año de transición, mucho más a partir de las volatilidades generadas por los procesos eleccionarios en Estados Unidos, el Brexit y lo que pase en Europa», no obstante lo cual subrayó que «el camino de integración de Argentina al mundo no tendrá reversa y ello llevará a las empresas a tener que adecuar sus procesos de negocios para poder competir».

A su vez, el presidente de Deloitte, Miguel Maxwell, sostuvo que «fue un año de transición tanto para el país, como para las empresas», y subrayó que «el Gobierno comenzó a ajustar una serie de los enormes desequilibrios heredados de la administración anterior, lo cual generó importantes aumentos en los costos de energía eléctrica, sueldos, tasas de interés positivas, y sinceramiento del tipo de cambio».

«Todo esto en un marco recesivo y a la espera de que el país recupere la senda del crecimiento perdida hace más de cinco años. La expectativa para 2017 es que baje la inflación y aumente el nivel de actividad con base en la recuperación del consumo y en el aumento de la inversión pública y privada», aseguró Maxwell.

Por su parte, el presidente de Accenture, Sergio Kaufman, destacó que «el mundo se está transformando para globalizar los servicios, y Argentina supo aprovechar la oportunidad», y afirmó que «el balance del año es positivo».

«Argentina es reconocida en todo el mundo por el alto nivel de educación y competitividad tanto en hombres como en mujeres. El empleo de calidad, es un desafío muy grande, no sólo en Argentina, sino en todo el mundo», indicó Kaufrman.

El director ejecutivo de PWC, Santiago Mignone, afirmó que «el balance fue muy positivo», y puntualizó que «a pesar de las dificultades coyunturales, realizamos grandes esfuerzos para retener a los mejores talentos, de manera de sostener la calidad de los servicios».

«Para el 2017, vemos un fuerte regreso de las empresas argentinas a los mercados financieros internacionales. Continuaremos con nuestros planes de expansión en exportación de servicios», señaló Mignone.

A su vez, el director ejecutivo de Adecco, David Herranz, afirmó que la compañía «durante este 2016, atravesó un periodo de reestructuración», y puntualizó que «alineados con la realidad del país, esperamos poder cumplir los objetivos planteados para este año, en el primer semestre de 2017».

«La industria de tecnología es la que más se mantiene en alza en cuanto a incorporación de personal nuevo. La industria de hicrocarburos se mantiene a nivel facturación, aunque incorporó menos gente durante 2016», explicó Herranz.

El presidente de Equifax, Santiago Pordelanne, señaló por su parte que «el balance es altamente positivo» y subrayó que «el foco estuvo en el relacionamiento con los clientes, con el fin de convertirnos en socios estratégicos en el negocio».

«Para 2017, las expectativas se centran en el desarrollo regional integrado que impulsará el papel clave de Argentina como líder de la región. Continuaremos trabajando en el posicionamiento, potenciando la diversificación de negocios», indicó Porderlanne.

El director socio de Allende & Brea, Valeriano Guevara Lynch, destacó que «en 2016 tuvimos mayor actividad que el año anterior», porque explicó que «en 2015 había menor interés en Argentina por la volatilidad económica y política que había, y muchas de las transacciones que se empezaban a analizar no se terminaban por esa incertidumbre».

«Este año hubo mayor interés luego de ciertas medidas normalizadoras que tomó el Gobierno como el sinceramiento del tipo de cambio y el acuerdo con los holdouts. En 2017, a medida que se vaya normalizando la inflación, continuará incrementándose el nivel de actividad paulatinamente. Hay interesados en invertir en proyectos grandes pero esperarán a que se normalice la economía, y se notará una mejora en la primera mitad de 2017», afirmó Guevara Lynch.