La Ciudad de Buenos Aires, a través del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, avanza con la puesta en valor de la Plaza de Mayo, en el marco de las obras del Eje Cívico.

El Eje Cívico se compone del corredor o eje propiamente dicho que es la Avenida de Mayo, y en sus extremos se sitúan dos importantes espacios verdes: la Plaza de Mayo en el extremo sur y la Plaza del Congreso en el norte.

Urbanísticamente fue concebido para que se enfrenten y destaquen visualmente dos de los edificios más importantes de la ciudad, la Casa Rosada y el monumental edificio del Congreso de la Nación.

Se apunta a recuperar el espíritu y esplendor de la zona, a la vez de mejorar la calidad de vida de los vecinos ofreciéndoles un espacio público más amigable y transitable. También se intenta destacar su patrimonio cultural para que los vecinos disfruten de los atractivos que brinda el espacio público.

La obra de puesta en valor de la Plaza de Mayo está prevista que finalice a fines del primer cuatrimestre del 2018, y cuenta con un presupuesto de $43.792.575.

Los trabajos implican ampliar las superficies de reunión y encuentro, las que se conectan por medio del eje central. Además, se busca un aumento de las veredas y senderos peatonales, ganando dos carriles vehiculares de cada lado de la avenida Hipólito Yrigoyen y avenida Rivadavia.

Del mismo modo se incorporarán especies arbóreas de distintas magnitudes y de planteras; se ubicarán los canteros en los laterales parquizados para que las fuentes queden dentro de los mismos, según el proyecto original de la Plaza; se agregará iluminación de piso para dar forma y destacar los senderos; serán restauradas las cuatro fuentes, con un nuevo sistema de desagote y suministro y una corona de efectos en cada unidad.

El proceso le permitirá a la Ciudad sumar 2000 metros de espacio público.