La selección de Guillermo Orduna cayó con China en el cierre de la segunda fase de la Copa del Mundo de Japón por 14-25, 15-25 y 20-25. Luego de dos días de descanso jugarán los últimos tres compromisos en Komaki.

La gran diferencia estuvo en el bloqueo, que le valió once puntos a las asiáticas y solo tres a las albiceleste, misma cantidad que sumaron por el saque mientras que ocho aces tuvieron las subcampeonas mundiales el año pasado.

La figura fue Ting Zhu, quien regresó luego de cinco partidos con dolores por una torcedura, al sumar quince EmilceSosa10ofArgentinaspikestheballunidades. La mejor argentina fue Natalia Aispurua con diez puntos (ocho remates y dos servicios), ubicándose por detrás de cuatro chinas.

“China fue mucho mejor, cometió pocos errores y su ofensiva fue muy fuerte”, comentó Orduna. “Era sabido que nuestro nivel era diferencia al de ellas, pero aún así fue duro responder. El equipo jugó con actitud positiva, y eso rescato. Para jugar mejor contra equipos rápidos, tenemos que jugar más contra países asiáticos”.

Después de dos días de descanso, Argentina viajará a Komaki para enfrentar a Perú, Corea del Sur y Serbia. “Tenemos que usar los partidos que nos quedan para tratar de ganar experiencia. Sabemos que estos juegos van a ser duros, pero queremos hacer el mejor uso de nuestras habilidades, y tratar de tener mejores resultados que hasta ahora”, contó la capitana Emilce Sosa.

Estados Unidos – que ayer la había ganado a las albicelestes – lidera la clasificación con siete triunfos luego de ocho fechas y 22 puntos. Una unidad por debajo pero con el mismo record están Rusia y China (sumó su quinto triunfo al hilo).