La oposición en Venezuela volverá el miércoles a las calles esta vez no en Caracas sino en las regiones, para reclamar un referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro.

La jornada de hoy es llamada «las regiones exigen». La movilización, que tendrá contramarchas chavistas también en todo Venezuela, se hará hacia las sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE) en un clima tenso tras varios arrestos.

El CNE, acusado por la oposición en Venezuela de servir al chavismo, ordenó cerrar sus 24 oficinas regionales para este miércoles. «Dado la virulencia del lenguaje que utilizan, nos vemos en la obligación de suspender actividades», declaró una de sus rectoras, Socorro Hernández.

El jueves pasado los habitantes del interior del país se trasladaron hasta la capital para participar en la movilización opositora llamada «Toma de Caracas» y esta vez el protagonismo será de las demás ciudades de Venezuela, indicó la oposición reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Los dirigentes opositores en Venezuela han asegurado que estas movilizaciones tienen como propósito no solo pedir las fechas para la recolección del 20% de firmas (equivalente a 3.900.000 personas) necesario para activar el referéndum revocatorio a Nicolás Maduro, sino también exigir buenas condiciones para esta recolección.