La tercera temporada de la serie insignia de Netflix estrenó este viernes con los trece episodios ya disponibles en todo el mundo, ahora con Keving Spacey como presidente de Estados Unidos.

La segunda temporada había terminado con el maquiavélico Frank Anderwood tomando la presidencia luego de aconsejarle a su antecesor que renunciara en medio de un juicio por corrupción y sospechado de haber favorecido a sus amigos empresarios.

Previamente el último ganador del Globo de Oro a mejor actor en serie dramática (había sido candidato por la primera temporada, y además fue nominado ambas veces a los Emmy) había conseguido ser vicepresidente con un larguísimo plan que había comenzado al postular a un senador como gobernador de un estado, y cuando éste perdiera en las encuestas, simular su asesinato y que el vicepresidente de ese momento tomara la candidatura vacante, para así Frank poder quedar como el segundo hombre más importante en el país.

Esta vez el conflicto será con Rusia y las negociaciones que tienen de cara al conflicto de Medio Oriente, seguramente con serios inconvenientes tras bombardear una aldea con civiles para acabar con uno de los líderes de un grupo terrorista, como se muestra en el primer episodio.

Pero además Anderwood intentará subir su popularidad para tener chances de ser reelecto en 2016, y para ello planea un polémico programa para acabar con el desempleo, por el que será capaz de echar a cualquiera de su gabinete que se le oponga.

En los trailers también se había visto una fuerte tensión entre él y su esposa (interpretado por Robin Wright de “Forest Gump”, quien ganó el Golden Globe de 2013) ya que le había prometido nominarla para ser embajadora ante la ONU, y ahora no está tan de convencido de que eso sea una buena idea. Ellos ya habían tenido ideas opuestas, tanto así que ella convenció a unos senadores de que no votaran un proyecto cuando él le había pedido que haga lo contrario.

El show cuenta con Spacey (ganador del Oscar a mejor actor por “Los sospechosos de siempre” y “Belleza Americana”) como productor ejecutivo, así también como David Fincher (director nominado a dos premios de la Academia que dirigió los dos primeros episodios). La adaptación de la novela homónima y el programa de la BBC estuvo a cargo de Beau Willimon, nominado al Oscar por el guión de “Los idus de marzo” de George Clooney.

Mientras todavía el segundo show que estrenó Netflix detrás de “Lilyhammer” espera la respuesta del pública para renovarla para un cuarto año, el servicio de streaming se prepara para estrenar la comedia “Unbreakable Kimmy Schmidt” el seis de marzo, y el gran estreno del diez de abril de “Daredevil” en su primera asociación con Marvel.