Las imágenes de su entorno contando millones de dólares, euros y pesos no hicieron que Lázaro Báez hablara. Tampoco el llamado a indagatoria para el 26 de abril en la investigación por el presunto lavado de dinero. Pero sí explotó cuando el exrecaudador de los Kirchner aseguró por TN que el empresario K iba a terminar preso.

«Yo puedo explicar mí patrimonio, Echegaray no puede explicar su enriquecimiento», fue la primera frase del empresario en diálogo con el periodista de Infobae Juan Cruz Sanz. El santacruceño agregó: «Le pido que diga cuáles de sus jefes le ordenó hablar».

Leé también: Las pruebas de la «ruta del dinero K»: así contaban la plata

Pero la defensa de Báez pasó al ataque al asegurar que la cuñada de la expresidenta y actual gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, tampoco podía justificar su fortuna. «Ella, como Echegaray, tampoco puede explicar su patrimonio», remató.

En otro tramo de la entrevista Báez se refirió a la investigación de la que habló Echegaray en TN por facturas truchas que se inició en la justicia de Bahía Blanca. Dijo que «errores de sus abogados» llevaron a que empezara la investigación y contó que hubo abogados que fueron reemplazados «por los errores en la presentación de los papeles ante la AFIP. Estamos arrepentidos de haber confiado en ellos».

Luego reiteró que está a disposición de la Justicia.