El móvil de la Policía Federal que trasladó a los detenidos Lázaro Báez y Daniel Pérez Gadín esta mañana desde la Superintendencia de Investigaciones Federales, en Villa Lugano, llegó a los tribunales federales de Comodoro Py 2002, donde se llevará a cabo la indagatoria ante el juez Sebastián Casanello.

Escoltados por varios patrulleros y motocicletas, los imputados arribaron al playón de los tribunales de Retiro a las 7.20 en medio de un fuerte operativo de seguridad.

Recordemos que el empresario fue arrestado ayer a la tarde por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía Federal en el aeródromo de San Fernando, y minutos más tarde corrió la misma suerte su contador, en el marco de una causa que investiga el presunto lavado de activos.

Anoche, el empresario y su contador Daniel Pérez Gadín fueron trasladados a la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal, en el barrio de Villa Riachuelo, tras ser detenidos en la causa por lavado de dinero. En primer término, Báez y su contador fueron llevados a la División Investigaciones Federales de Organizaciones Criminales (DIFOC), en la comisaría 23, de Palermo. Allí, les hicieron el «fichaje» y horas más tarde, con un amplio operativo de seguridad, fueron trasladados a la DIFOC, donde pasaron la noche.

Ahora llegó el turno de las indagatorias ante el juez Casanello. Las declaraciones estaban previstas para mañana, pero el juez decidió adelantarlas. La causa que venía demorada tomó impulso con la difusión en Telenoche de videos que muestran al hijo de Lázaro Báez, Martín, contando millones de dólares, euros y pesos en la financiera La Rosadita. En esas imágenes también aparecen el contador Gadín, Sebastián Báez, Fabián Rossi y Walter Adriano Zanzot.