La partida de equipos que se vendió entre septiembre del 2014 y enero del 2015 salió con un programa instalado que posee una grave falla de seguridad. Si bien la empresa no lo solucionó,  la última actualización del antivirus de Microsoft combate el bug.

Lenovo sacó al mercado una serie de equipos con un adware llamado Superfish que posee una grave falla de seguridad. El programa encripta toda la información bajo una sola contraseña, por lo que resultó fácil descubrir para los hackers y esparcirla por la web.

Con este código los piratas informáticos pueden robar todos los datos del usuario sin que lo note, tanto información bancaria, como fotos, videos, entre otros archivos privados.

 La compañía reconoció el problema y especificó que se encuentra en las notebooks que se vendieron entre septiembre del 2014 y enero del 2015. Sin embargo, no dio una solución oficial por lo que las personas solo podían desinstalar el software, aunque no  enmendaba completamente el inconveniente.

Microsoft salió a salvar el panorama con la actualización de su antivirus. La última versión del Windows Defender restablece todos los certificados SSL  y restaura el sistema operativo. Por lo tanto es recomendable para los poseedores de un equipo Lenovo que la descarguen y la escaneen cuanto antes.