Leo Fariña, luego de asegurar que la expresidenta Cristina Kirchner, el extitular de la AFIP Ricardo Echegaray, el exministro de Planificación Federal Julio De Vido, y el extitular de la UIF José Sbatella conocían la operatoria ilegal que existía en el gobierno kirchnerista con los bolsos de dinero de la obra pública, denunció amenazas.

El arrepentido de la ruta del dinero K aseguró en Telenoche que desde el martes 28 de junio lo siguen. Según su relato, tres personas lo acusaron de extorsionar a empresarios vinculados a la causa.

El valijero aseguró que ya tiene identificados a quienes lo estarían siguiendo y manifestó que este martes dará los nombres en la Justicia. «Hablan en mi nombre, mandan mensajes extorsivos. Esto es una operación para deslegitimar mis dichos», dijo. Y sostuvo que la mayoría de las cosas que contó sobre la ruta del dinero K están probadas.

Recordemos que este domingo, el valijero afirmó en conversación con La Cornisa que pedirá una ampliación de la declaración indagatoria para explicar cómo funcionaba la operatoria de corrupción en la obra púbilica.

Fariña, procesado en la causa por lavado de dinero por la que está preso Lázaro Báez, sostuvo que el empresario K llegó a transportar de «un solo saque» 10 millones de dólares de «sobreprecios». También relató que en la última parte del gobierno de Cristina hubo movimientos de plata por tierra, sobre todo en la provincia del Chaco.