La tercera parte del clásico contemporáneo de acción tiene su primer adelanto, siendo tan violento y épico a la vez como las dos anteriores entregas. El 25 de enero llega a Argentina.

Después de haber tenido que salvar a su hija (Maggie Grace de “Lost”) secuestrada en Europa por unos mafiosos en 2008, y luego rescatar a su esposa en Estambul en 2012, esta vez el ex agente de la CIA Bryan Mills tiene que buscar al asesino de su mujer (Famke Janssen de “X-Men” y “Hemlock grove”) luego de que él fuera encontrado en la escena del crimen.

Con su “serie de habilidades concretas (…) que pueden ser una pesadilla para cierta gente”, como reza uno de los monólogos más emblemáticos de los últimos tiempos, además de buscar venganza y limpiar su nombre, tendrá que correr del jefe de Policía, interpretado por Forest Whitaker (ganador del Oscar por “El último rey de Escocia”).

El director de esta tercera edición es Olivier Megaton, al igual que hizo con la anterior (la primera fue de Pierre Morel) y “El transportador 3”. El guión corrió por cuenta de Luc Besson (escritor y director de “Nikita”, “León: el profesional”, “El quinto elemento” y la reciente estrenada “Lucy”), y Robert Mark Kamen (los cuatro films de “Karate Kid”, las tres de “El transportador” y las próximas  tres a realizarse, y “Arma mortal 3”). El primer film costó 25 millones de dólares y recaudó 145M, por lo que los productores no dudaron en aumentar el presupuesto a 45M para la segunda, que ganó 140M. Esta vez los rumores eran que Liam Neeson había cobrado 20M por el protagónico.

El nominado al Oscar por “La lista de Schindler”, que también supo estar en “Star Wars: Episodio I”, “Batman Inicia” y “Furia de Titanes”, apareció por última vez en pantalla en “A million ways to die in the west”, comedia de Seth MacFarlane en donde hacía el papel del rudo antagonista (firmó con el creador de “Padre de Familia” para estar en “Ted 2” el año que viene), y se lo podrá ver antes de fin de año en “Caminando entre tumbas”, donde interpreta a un investigador contratado para trabajar en un caso de secuestro y asesinato.