Un empresario que vive en Villa Devoto estuvo 8 días secuestrado por delincuentes que pedían 2 millones de dólares para liberarlo. Finalmente, lo abandonaron en un ataúd. El lunes de la semana pasada, Daniel Rebagliatti, de 53 años, fue interceptado cuando salía de su fábrica, a pocas cuadras de la planta de Peugeot, en Tres de Febrero.

Su hermano pagó el rescate, aunque la cifra no trascendió. Ni bien lo capturaron, los secuestradores iniciaron las negociaciones para exigir el rescate: distorsionaban la voz para cubrirse. La familia sólo podía reunir 2 millones de pesos.

El empresario que ahora recuperó la libertad se dedica a la fabricación de complejos equipos para controlar derrames de petróleo y de sustancias tóxicas.

La víctima es hijo de Jorge Luis Rebagliatti, dueño de la empresa Cintra, dedicada a la seguridad ambiental y actualmente a cargo de la extracción de residuos del el espejo de agua del Riachuelo.