Hosni Mubarak, el presidente egipcio derrocado en 2011 y primer líder juzgado tras las revueltas de la Primavera Árabe que se extendieron por la región, fue liberado hoy tras permanecer seis años detenido.

Dejó el hospital militar de Maadi, en El Cairo, donde había permanecido bajo arresto, tras lo cual que se dirigió a su casa en Heliópolis.

«Sí, está ahora en su casa de Heliópolis», dijo el abogado de Mubarak, Farid El Deeb, al ser preguntado si había abandonado el hospital.

Heliópolis es un exclusivo barrio de la ciudad donde se encuentra el palacio presidencial desde donde Mubarak gobernó hace años.

El antiguo líder, de 88 años, fue absuelto este mes de los cargos finales de asesinato, tras ser juzgado por una serie de casos, desde acusaciones de corrupción hasta el asesinato de manifestantes cuya revuelta de 18 días de duración sorprendió al mundo y puso fin a sus tres décadas de mandato.

Mubarak fue arrestado inicialmente en abril de 2011, dos meses después de dejar el cargo, y desde entonces estuvo en prisión y en hospitales militares bajo fuertes medidas de seguridad.