Sostienen que esta sería la medida para lograr «grandes cambios» para evitar la trasmisión de la epidemia que ya suma 1000 casos en el país.

«Hay que limpiar las casas urgente, podemos generar grandes cambios en dos semanas y puede no haber más dengue» , afirmó el biólogo Nicolás Schweigmann, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en el Grupo de Estudio de Mosquitos.

Hasta el momento, la propagación de la enfermedad «dejó de ser brote para pasar a ser epidemia, que no significa gravedad sino esparcimiento de casos por las provincias», definió a Télam el director de Epidemiología del Ministerio de Salud, Jorge San Juan.

«Todo lo que se pueda hacer en prevención vale la pena, como la eliminación de potenciales criaderos de mosquitos, con soluciones que son de tipo local: de las familias dentro de cada domicilio y de cada municipio», consideró el director de Programas y Proyectos de Mundo Sano, Marcelo Abril.

«Ese es un brote epidémico, y el cóctel explosivo es que está entrando antes de tiempo en vez de fines de febrero o marzo, por lo que hay posibilidades que haya muchos brotes de infección», concluyó el biólogo acerca del mosquito portador de dengue, que originariamente fue traído en los toneles de agua cuando los ingleses traficaban esclavos a América y adaptado al ambiente urbano y no al silvestre.

«Esta época entre diciembre y mayo coincide que aumenta la circulación viral en esta región de América» y se acelera el ciclo de reproducción del mosquito vector que transporta el virus, concluyó el especialista.