El Jefe Klopp levanta la Orejona para los Reds que celebraron su sexto titulo en Madrid

Los Reds vencieron al Tottenham por 2-0 en el Metropolitano de Madrid en la final de la Champions League. Salah de penal en el comienzo y Origi en el cierre anotaron para su equipo que conquistaron su sexto trofeo y sumaron el 12° certamen internacional.

Desde la llegada de un entrenador ambicioso, el Liverpool ya había mostrado indicios de ser un elenco serio que pudo volver a pelear tanto en la Premier con en la Champions donde el año pasado por detalles perdió la final, esta vez desde su épica remontada al Barcelona los Reds se sintieron campeones desde ese triunfo, hoy plasmando ese poderío en el arranque siendo el justo campeón alargando su mito de poseer mística en esta competencia.

En el periodo inicial el conjunto del alemán Jürgen Klopp en menos de un minuto iban a tener la gran chance de pasar adelante luego de una mano controvertida de Moussa Sissoko. El encargado de ejecutar el penal fue el egipcio Mohamed Salah que a los dos minutos colocó el 1-0.

En la segunda parte los Spurs siguieron lentos, sin poder filtrar una defensa sólida y los cambios le dieron algo de frescura sobre todo con el héroe contra el Ajax el delantero Lucas Moura, quién fue el que tuvo la más clara con un zapatazo que exigió la respuesta de su compatriota Alisson Becker.

Los dirigidos por el argentino Mauricio Pochettino descuidaron su área en busca de la desesperada paridad pero los Reds en el final liquidaron el cotejo. Tras un córner, el central Joel Matip abrió hacia el belga Divock Origi que sacó el remate cruzado venciendo a Hugo Lloris y el 2-0 definitivo en el Estadio Metropolitano de Atlético Madrid.

Liverpool terminó con 14 años de sequía y conquistó su sexta Copa de Europa (1977, 1978, 1981, 1984 y 2005) superando la línea de Barcelona y Bayern Múnich y sumando el 12° título internacional en su historia (alcanzó a River y San Pablo).

Tottenham que tuvo en el banco a los argentinos Paulo Gazzaniga, Juan Foyth y Erik Lamela en su primera final no pudo ser el segundo equipo de Londres en sumar el certamen tras Chelsea en 2012 (Arsenal cayó en 2006).