El Liverpool fue demasiado para un pobre Arsenal, y lo vapuleó por 4 a 0 en Ansfield. Es la segunda victoria de los “red” en tres fechas que se van disputando de la Premier. Así culmina la semana en que los de Jurgen Klopp conocieron quienes serán sus rivales en la fase de grupos de la Champions.

Las cosas parecen encaminarse para uno de los grandes del fútbol de Inglaterra. Luego de un inicio de temporada que lo encontró como protagonista de un partido interesante, en el que igualó 3 a 3 Watford, al equipo  de la ciudad de los “Beatles”,  las cosas les empezaron a salir a pedir de boca.

Triunfo 1 a 0 frente al Crystal Palace, y luego, el acceso a la fase de grupos de la copa de Campeones, tras despachar al Hoffenheim Alemán.

La suerte determinó que formen parte del grupo “E”. Una zona sin grandes “cucos”, que promete un interesante duelo con el Sevilla, de “toto” Berizzo. El campeón Ruso, Spartak de Moscú, queriendo meterse en la conversación, y el Maribor de Eslovenia, un poco más relegado.

Luego de enterarse que evitará a los poderosos gigantes del viejo continente, el Liverpool debía enfocarse en la competición local, y no dar margen al líder Manchester United. Así, llegó al duelo con el Arsenal y, de local, puso de rodillas a los “gunners”, en la vuelta de Alexis Sánchez al campo de juego (ausente por lesión en las primeras jornadas).

Una goleada inapelable por 4 a 0.

El Brasileño Firmino, de gran presente, abrió la cuenta. La misma, fue aumentada por Mané, para irse 2 a 0 al descanso.

En el segundo tiempo, Mohamed Salah, refuerzo para esta temporada (proveniente de la Roma) puso el tercero, y Sturrridge, quien comienzo los partidos desde el banco, selló el resultado.

El horizonte del Liverpool, le marca un choque trascendente y prometedor, en Manchester, frente al conjunto “ciudadano”. Los dirigidos por Guardiola se encuentran, también en el segundo escalón de la tabla, tan solo debajo de los rojos, por diferencia de gol.

Su pasaporte a la competencia mas importante de clubes de Europa, un grupo para nada despreciable, y un comienzo en la liga domestica que promete, y por si fuera poco, lo dejó en claro humillando al Arsenal de Wenger.

Competencias duras, y rivales a la altura. El Liverpool quiere volver a ser protagonista, y uno de ellos.

Al menos en el inicio, parece ir por el buen camino.