Tigre se hacia grande en la tierra del buen vino y lo ganaba tranquilo 3-1 con un doblete de Luna y otro de Garate (Ayoví había puesto el empate transitorio). Sin embrago, cuando el Matador se relamía de su quinto triunfo al hilo, aparecieron el delantero ecuatoriano para descontar y  Cabrera y Rodríguez para darlo vuelta por 4-3.

Un partidazo jugaron Godoy Cruz y Tigre, en Mendoza, completando el postergado de la fecha 8. El desarrollo tuvo de todo: errores, aciertos, cambios de timón en el resultado y muchos goles; lo más importante. Fue 4-3 final para el Tomba que arrancó abajo en el resultado y pudo dar vuelta la historia tras la expulsión de Erik Godoy. Los de Alfaro perdieron una gran chance de meterse en el lote de los TOP 5 del torneo.

 De entrada se plantó Godoy Cruz como dominador completo de la tenencia de la pelota aunque sin merodear cerca de Javier García. Tigre, compenetrado en el esquema de aprovechar el espacio al vacío, se puso en ventaja con una buena corrida y posterior asistencia de Sebastián Rincón para Carlos Luna que no perdonó a Moyano.

Los de Carlos Mayor igualaron antes de llegar a los 30’ por intermedio de Jaime Ayoví, tras un grosero error en la salida de un corner por parte del uno del Matador. Todo quedó como estaba y el partido volvía a foja cero.

Sin embargo, le duró poco la levantada a los de Carlos Mayor, porque dos minutos más tarde, otra vez Luna, de cabeza entrando solo al área chica en una pelota parada, puso en nuevamente arriba a los de Alfaro.

En el complemento Tigre estiró la ventaja en una contra bien aprovechada por Leandro Garate, que aprovechó los dos resbalones consecutivos de los defensores de Godoy Cruz y definió con justeza ante el achique de Moyano para poner el 3-1.

Dos goles de diferencia parecían una eternidad para los de Carlos Mayor, que se volvieron a meter en partido con el descuento del colombiano Ayoví cinco minutos después.

La hazaña del “bodeguero” comenzó a tomar forma con la expulsión de Erik Godoy por doble amarilla y se transformó en realidad cuando Gonzalo Cabrera apuntó y disparó certeramente hacia el fondo de la red, sorprendiendo a García, que tuvo una floja respuesta.

Los cuatro minutos adicionados se transformaron en un calvario para los de Alfaro, que se ensimismaron contra su arco y pagaron con la derrota tras un tremendo remate de Diego Rodríguez que se clavó en el ángulo derecho del uno del Matador.

Con esta victoria, ambos cortaron rachas: Godoy Cruz se sacó la mufa y pudo ganar en su casa luego de seis partidos y Tigre no logró enhebrar su quinto triunfo al hilo.