Los presidentes Mauricio Macri y Michel Temer confirmaron la decisión de fortalecer el Mercosur para lograr una integración más amplia entre los países miembros y avanzar en acuerdos comerciales con otros bloques y naciones, con el objetivo puesto en disminuir la pobreza y aumentar la inclusión social en la región.

“Tenemos que ser aliados en todos los sentidos”, subrayó el presidente Macri en la reunión ampliada que mantuvo con su par brasileño en el Palacio de Planalto, en el marco de su visita oficial a Brasilia durante la cual se firmaron acuerdos bilaterales y se ratificó la meta de potenciar las posibilidades y los alcances del bloque.

El Jefe de Estado argentino remarcó la importancia de que la Argentina y Brasil redoblen el nivel de relación y establezcan “oportunidades que generen trabajo y ayuden a reducir la pobreza, que es nuestro principal desafío”.

Los presidentes renovaron también su compromiso de luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado, aprovechar los recursos naturales  y establecer nuevos mecanismos que faciliten el intercambio comercial entre ambos países.

Macri y Temer firmaron una carta dirigida al titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Moreno, en la que le solicitan asistencia para establecer normas técnicas sanitarias y fitosanitarias, inclusive con la posibilidad de crear una futura agencia binacional.

Paralelamente, la Argentina y Brasil suscribieron un acuerdo de cooperación orientados a intensificar el desarrollo de las inversiones y las oportunidades de negocios, otro de defensa civil para ayudar a poblaciones fronterizas en situaciones de emergencia y también en materia consular.

“Es un quiebre positivo a favor del desarrollo de la relación bilateral y la evolución del Mercosur”, subrayó el presidente Macri y dijo que apuesta “a esta unión consolidada entre la Argentina y Brasil”.

Macri manifestó su convicción de que una tarea conjunta entre la Argentina y Brasil también permitirá aprovechar en forma más eficiente la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que se va a celebrar en Buenos Aires a fin de este año y la del G20 de 2018.

“Espero que, por fin, entendamos que somos socios y tenemos mucho por compartir, intercambiar y la rivalidad la dejemos para el deporte, especialmente para el fútbol. En todo lo demás tenemos que ser socios”, enfatizó luego en el almuerzo de honor servido en el Palacio Itamaraty.

A su vez, el presidente Temer señaló que ambos países tienen “urgencia en el crecimiento económico y la generación de empleo, y también modos semejantes de enfrentar desafíos, como reformas ambiciosas y el fortalecimiento de la competitividad”.

“Avanzamos no sólo en lo que se habla reiteradamente del acuerdo Mercosur-Unión Europea, sino también en una integración cada vez mayor en Latinoamérica, América del Sur, México en particular, para hacer una relación más próxima entre el Mercosur y la Alianza para el Pacifico”, señaló.

“Coincidimos también en promover la eliminación de obstáculos para el comercio que persisten en el espacio” del bloque, añadió Temer.

También le agradeció a Macri por “el impulso que ha dado al Mercosur en su periodo de presidencia pro tempore, ya que queremos juntos seguir trabajando no sólo ahora sino el próximo semestre”.

“En el momento en que cobran fuerzas las tendencias de desunión y proteccionismo, Brasil y Argentina responden con más diálogo y comercio y con una única voz”, remarcó Temer antes de conferirle a Macri el collar de la orden Nacional del Crucero del sur, el más alto honor de Brasil a un jefe de Estado extranjero.

En sus alocuciones, ambos jefes de estado destacaron la visión de los presidentes Raúl Alfonsín y José Sarney, quienes en la década de los años 80 impulsaron la creación del Mercosur con la visión puesta en los derechos humanos, la consolidación de la democracia y un mejor y más fluido intercambio comercial.

El Jefe de Estado argentino arribó esta mañana a la capital brasileña y posteriormente se trasladó junto a la comitiva argentina a Planalto, donde fue recibido por Temer y su equipo de colaboradores.

Macri realizó la Visita de Estado junto al Jefe de Gabinete, Marcos Peña; la canciller Susana Malcorra; los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; de Producción, Francisco Cabrera, y de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.

Además, integraron la comitiva los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti, y de Misiones, Hugo Passalacqua, y el diputado nacional Daniel Lipovetzky.

Luego del almuerzo, el presidente Macri se reunió en el Congreso brasileño con los titulares del Senado, Eunício Oliveira, y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

“Pido que apoyen todos estos acuerdos a los que estamos llegando porque desde aquí se librará la batalla para terminar la pobreza”, les dijo el presidente Macri.

Más tarde el Jefe de Estado se entrevistó con la presidente del Supremo Tribunal Federal, Carmen Antunes Rocha, tras lo cual retornaba a la Argentina.