Un hombre que se autodenomina «terrorista» tomó esta mañana como rehén a un empleado del hotel en que se hospedaba en Brasilia, al que mantenía esposado y con un chaleco al que se teme que haya colocado explosivos, informaron hoy medios locales.

Las autoridades ordenaron desalojar el edificio, situado en una céntrica zona hotelera de la capital brasileña, e iniciaron negociaciones con el hombre, que se muestra armado en el balcón de la habitación en que se había hospedado unas horas antes.

El inspector de policía, Marcelo Fernandes, afirmó a varios medios que el sospechoso ya habría sido identificado y que habría tenido un cargo político en el estado de Tocantins, en el norte del país, sin embargo se negó a identificarlo. Además, Fernandes confirmó que el «terrorista» exige la «dimisión de la presidenta Dilma Rousseff».