Un informe del médico forense Guido Berro entregado a la jueza Silvia Urioste la semana pasada marca un nuevo rumbo en torno a la investigación de la muerte de la joven argentina Lola Chomnalez, y señala que quien la mató seguramente no fue un hombre, sino que se trató de una mujer o un adolescente, aunque podría haber sido más de una persona.

Berro declaró al diario El Observador que esta presunción parte de la conclusión de que la adolescente murió tras ser sofocada contra la arena por una persona con poca fuerza.

El forense dijo que “por la forma en la que fue asesinada, no se puede afirmar si los atacantes fueron uno o dos” y señaló que quien la mató “no intentaba necesariamente darle muerte”, por lo que “hay que pensar en otras hipótesis”. Según los datos del informe también se descarta que el móvil del crimen haya sido sexual.