La madrina de Lola Chomnalez, la adolescente argentina asesinada en Uruguay, se encuentra detenida desde ayer por la tarde por decisión de la jueza del departamento de Rocha a cargo del caso. Su esposo, Hernán Tuzinkevich, fue arrestado el miércoles. El padre de la chica contó que no confía en el hombre «desde hace poco tiempo». 

La detención de la madrina de Lola se suma al arresto de Tuzinkevich, quien se encuentra detenido desde hace dos días. Fuentes judiciales indicaron que el hombre fue aprehendido porque los investigadores encontraron algunas contradicciones en su declaración testimonial. También se encuentra bajo arresto un chico de 14 años, quien es investigado ya que -al parecer- fue la última persona que mantuvo una comunicación con la madre de la adolescente.

La autopsia determinó que la causa de la muerte fue por asfixia, aunque no se pudo confirmar si fue mecánica, por obstrucción o por sofocación.

Además, los forenses hallaron heridas cortantes en distintas partes del cuerpo de la adolescente, aunque no fueron mortales. «Se trata de heridas punzocortantes en distintos sectores del cuerpo. Pero la muerte fue por asfixia», dijo un vocero, quien señaló que se preservaron las uñas de la víctima para intentar extraer restos orgánicos de su agresor que permitan, luego, elaborar un ADN de quien la atacó.

En tanto, de acuerdo con los datos aportados por los forenses, el lugar donde fue hallado el cadáver fue la escena primaria del homicidio, es decir que fue asesinada allí mismo y que el cuerpo no fue arrastrado. En el lugar no se encontró ningún tipo de arma y los investigadores intentaban establecer cuáles son las vías de acceso y de escape.

El cuerpo de Lola fue trasladado al Instituto Técnico Forense (ITF) de Montevideo, donde se realizarán estudios complementarios, ya que en el resultado preliminar de la autopsia no se hizo mención a si el cuerpo de la adolescente presentaba síntomas de haber sufrido abuso sexual.

La hipótesis del robo es una de las líneas de investigación que se manejan ya que luego de los rastrillajes efectuados durante la jornada, la mochila rosa chicle que la chica usaba no fue hallada y se cree que Lola llevaba allí un libro, una botella de agua, algo de ropa y una suma de dinero cercana a los $2.500.

No obstante, se realizarán peritajes informáticos sobre el teléfono celular de la chica y corroborando los últimos movimientos que realizó en las redes sociales para saber si mantuvo contacto con alguien antes de salir a caminar el domingo cuando fue vista con vida por última vez.