La Junta Internacional de Fútbol Asociación (IFAB), un organismo que pertenece a la FIFA y se dedica a estudiar y regular las reglas del juego del fútbol, planea reunirse en marzo del 2018 para analizar los siguientes puntos:

Una de las ideas más importante y llamativa es la de debatir la posibilidad de disputar partidos de 60 minutos, en los que se detendría el juego cuando el balón no esté en juego. Se disputarían dos tiempos de 30 minutos cada uno. Sería un cambio radical, y más teniendo en cuenta que se trata de uno de los deportes más populares del mundo.

“El objetivo de este documento es generar una discusión y dar un nuevo vistazo a la forma en que las reglas pueden mejorar este deporte”, indicó la IFAB en un documento titulado “¡Juega Limpio!”.

Si bien es verdad que, en cierto punto, esa nueva regla invitaría a los jugadores a jugar “limpiamente” y no “hacer tiempo” cuando un equipo necesite ganar, sería un cambio extremo que le quitaría de alguna manera la esencia al deporte. También se tiene que tener en cuenta que muchos de los espectadores sienten cierta “frustración” durante los partidos de 90 minutos, más el tiempo de descuento que siempre adicionan los árbitros. Igualmente, según indicó la IFAB, estas reglas derivan en “menos de 60 minutos de tiempo efectivo de juego”.

La IFAB se reúne una vez por año para evaluar cambios en el deporte y la próxima reunión será clave, porque se tratarán cuestiones que pueden cambiar radicalmente el fútbol. David Elray, director del organismo, manifestó que hay seis propuestas centrales que entrarán en debate, que podrán ser aprobadas o no, según lo que decidan la mayoría de los integrantes:

1 Los partidos de fútbol pasarían a durar 60 minutos y no 90 minutos como hasta ahora. Serían dos tiempos de 30 minutos.

2 Los tiros libres se podrían llevar a cabo con la pelota en movimiento para darla más fluidez al juego.

3 En un tiro de esquina o un tiro libre, el futbolista que ejecuta podría volver a tocar la pelota o conducirla sin que otro compañero la toque.

4 Si un futbolista evita un gol con la mano, la jugada acabaría en gol y no en penal como hasta ahora.

5 La recepción de la pelota por parte del arquero tras un pase con los pies de un compañero, se sancionaría con un penal y no con un tiro libre indirecto.

6 El final de cada tiempo solo se podrá pitar cuando la pelota esté afuera del terreno de juego, no con la pelota dentro de la cancha.

Magalí Robles