Expertos en el tema indican que estas zonas son las más aptas para recibir rediaciones solares ya que no compiten con la agricultura, la ganadería ni con otras actividades humanas.

A través de una iniciativa presentada en Viena, durante la reunión de la Unión Europea de Geociencias, se analizó la posibilidad de aumentar el uso de energía renovable mediante la explotación de áreas desérticas.  El aprovechamiento energético se ve hoy entorpecido por requerir grandes extensiones de terreno y por la inestabilidad causada por el viento y el fotovoltáico, según indican los expertos.

«Elegimos las zonas desérticas porque son los lugares con mayor irradiación solar. Cuanta más irradiación, el coste de generar la actividad decrece drásticamente. Por eso vamos allá. Y por no competir con la agricultura», detalló Mercè Labordena, investigadora de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

Los especialistas indican que la instalación de redes con plantas eléctricas en zonas desérticas, podría suministrar electricidad de forma fiable y a un precio razonable a grandes ciudades, pese a las enormes distancias de miles de kilómetros de los centros de producción a los puntos de consumo.

Hasta el momento, los expertos se hallan al aguardo de la voluntad política que apueste por este tipo de infraestructuras, que, según estiman, «serían las mejores para minimizar el impacto económico, social y medioambiental».