En Singapur se encuentra una cadena de restaurantes donde los encargados en llevar la comida son aviones no tripulados. Los robots se ubican por medio de sensores y pueden cargar hasta dos kilogramos, lo que implica que llevan sin problema una pizza con dos vasos de gaseosa.

La tecnología parece estar cada vez más al servicio de las personas. En Singapur una cadena de restaurantes utiliza drones para que hagan el trabajo de los camareros, llevando la comida a las diferentes mesas por sobre la cabeza de los clientes.

Los recintos están equipado con sensores para que los dispositivos no choquen con la gente, además sus aletas están cubiertas con rejillas para evitar accidentes Los aviones pueden soportar hasta dos kilos de peso, lo que significa que transportan pedidos chicos.

Los robots no amenazan al trabajo humano. El dueño de los locales especificó que emplea a más de 90 personas, mientras que los androides son 40. Detalló que prefiere que su personal se ocupe de tareas más delicadas donde el intelecto y la precisión son imprescindibles.