Una historia de dos familias confrontadas por el fallecimiento de un mismo padre.

El teatro alternativo comúnmente tiende a sorprender gratamente y esta pieza dramática, no falla a la regla sino que eleva dicha premisa en la singular manera de presentar su turbadora dramaturgia con exquisitas actuaciones por un grupo de jóvenes actores. El director y autor ha tenido la magnífica idea de contar una historia desde dos puntos de vista o realidades. Un padre había formado dos familias equidistantes pero el hecho de su muerte produce el encuentro y la oposición entre ellas.

El público vive y es testigo de cómo cada familia enfrenta el suceso. En el primer acto, cuatro hermanos más cercanos en la relación con su padre comparten sus sentimientos a piel y nos permiten entrever fragmentos de sus propias historias personales. En la segunda parte, dos hermanos, un medio hermano y una novia de uno de ellos, tal como la relación con su progenitor enfrían más el ambiente y tratan temas tenaces como el egoísmo o rencores entre ellos.

La sensación al ver ambas puestas es que el autor nos permite ver pequeñas pinceladas de una rica e intrigante narración con anhelos de profundizar en cada historia individual de los protagonistas. Quedan ciertas preguntas sin responder y un halo de misterio en ellas, donde el tiempo dirá si se expondrá una tercera obra o solo la reflexión propia del público lograra contestarlas. El grupo actoral sorprende por su naturalidad y entrega. Gimena Romano Larroca, en el papel de la hija mayor crea momentos tensos y de considerable pasión, al igual que Jorge Gentile quien se luce en lo dramático con un papel sufriente. Nicolás Salischiker con un personaje conflictivo y enamoradizo, mas es Juan Tupac Soler quien con simpatía y desprejuiciado deja en el auditorio uno de los mayores misterios en la trama. La escenografía mínima enmarca la atmosfera para ubicarnos en distintas habitaciones de una clásica clase media, y se debe destacar la perfecta iluminación que subraya la envolvente dinámica de los cuadros.

La obra se construyó con la idea de ser resuelta en dos partes pero es al final el público quien decide si ver ambas partes el mismo día, u optar verlas por separado. Lo que sí es claro, ambas invitan a la reflexión o comparación mas allá que sus personajes nos lleva a sentirnos representados en algún punto. Imperdible.
Cristian A. Domínguez

Actores: Estefanía Revas, Gimena Romano Larroca, Juan Tupac Soler, Nicolás Salischiker, Jorge Gentile, Jimena López, Rodrigo Bianco y Valeria Zylberberg
Diseño Gráfico: Rodrigo Bianco
Fotografía: Pía Leavy
Asistencia de Escena: Agustina Peres
Asistencia de Dirección: Martina Carou
Dramaturgia y Dirección; Pablo Bellocchio
Funciones: Domingos 19 y 20 hs
Entrada: Una obra $50. Las dos obras $70
Espacio Polonia (Fitz Roy 1477)
Reservas: loslasciareservas@gmail.com

ARVE Error: no id set