Un problema ambiental es cualquier alteración que provoca desequilibrio en un ambiente dado, afectándolo negativamente. En nuestros días el principal factor de deterioro ambiental es la actividad no planificada del ser humano.

Estos temas no se pueden analizar ni entender si no se tiene en cuenta una perspectiva local y global, ya que surgen como consecuencia de múltiples factores que interactúan. Nuestro modelo de vida supone un gasto de recursos naturales y energéticos cada vez más creciente e insostenible.

Las formas industriales de producción y consumo masivos que lo hacen posible suponen a medio plazo la destrucción del planeta.

Algunos efectos de la crisis ecológica ya están claramente perceptibles: aumento de las temperaturas, agujero en la capa de ozono, desertificación, acumulación de residuos radiactivos, insalubridad del agua dulce, inseguridad alimentaría, agotamiento de los recursos renovables y no renovables, entre otros.

El despilfarro de unas sociedades repercute directamente en la pobreza de otras y contribuye al deterioro ambiental general.

Una encuesta demostró que la mayoría de los argentinos creen que la situación del país en este tema empeoró en los últimos cinco años. Así lo aseguró el 63% de los encuestados, y el 84% consideró que la Argentina está utilizando sus recursos naturales sin tener en cuenta el futuro.

Los principales problemas ambientales, son para los argentinos:

  • Cambio climático: Fue señalada como la principal amenaza ambiental, por el 21% de los encuestados. El calentamiento sin freno ya tiene efectos palpables.
  • Contaminación del agua: Es el segundo problema que destacaron los entrevistados, con un 15% de respuestas. La deuda del Riachuelo es el emblema.
  • Basura: La falta de destino para los residuos fue señalada por el 12% de la muestra como el tema más serio a resolver. A pesar de las normas sancionadas para reducir rellenos sanitarios y fomentar el reciclado, sigue sin solución.
  • Tala indiscriminada de árboles: La señaló el 11%. La ley de bosques casi no se aplica, ni a nivel provincial ni a nivel nacional.

El objetivo es que se conozcan y se comprendan para fortalecer los conocimientos y habilidades sobre la problemática ambiental. El ambiente no es un tema, sino una realidad cotidiana y vital. La problemática ambiental implica la necesidad de un cambio profundo en nuestras vidas, como ciudadanos responsables, que no sólo consumen sino que admiran la vida y las múltiples formas y procesos a través de los cuáles ésta se abre camino. Es ante todo un cambio de valores y de actitud, sobre los cuáles procuramos  llegar a la acción.

La difusión de la información, el derecho de acceso a la información ambiental, a la participación y la tutela judicial efectiva son componentes de una nueva regulación relativa al ambiente cuya importancia hay que resaltar.

La importancia de esta nueva visión se va a expresar no solamente en lo relativo al ambiente. También lo va a ser en general, para el propio funcionamiento de la Administración Publica. Que la Administración esté obligada a difundir información tiene importancia desde perspectivas diferentes. Desde la perspectiva ambiental, porque la ciudadanía conocerá las variables ambientales que afectan a su vida diaria, sin necesidad de tener que preguntar por ello. Esta información posibilitará una ciudadanía más activa en la actividad político-administrativa vinculada al ambiente. Esa obligación de difundir la información va a modificar la forma tradicional de actuar de la Administración, que cada vez deberá abrir más sus actividades y las informaciones que posee al conocimiento público.

Cristian Frers

Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social.