El seleccionado argentino de rugby le jugó de igual a igual a los Springboks pero cayeron derrotados por el gran nivel que presentó la selección sudafricana. Fue 24-13 con un try de Juan Pablo Orlandi sobre el final.

El Mundial de Rugby no terminó de la mejor manera para los Pumas. Aún así, los dirigidos por Hourcade pueden despedirse de Inglaterra con la frente en alto. Es que quedaron entre los cuatro mejores detrás de las tres mejores selecciones del momento, que, justamente, son sus rivales del Rugby Championship.

En el partido por el tercer puesto, las cosas comenzaron muy mal. Es que a los cinco minutos, Cubelli vio la amarilla por no respetar un freekick en contra. De esa jugada llegó el primer try del partido, por medio de JP Pietersen y luego la conversión de Pollard para el 7-0. Con tres penales más de Pollard, los sudafricanos se fueron al descanso 16-0.

En la segunda etapa los Pumas reaccionaron de la mano del goleador, Nico Sánchez, que clavó un drop tremendo para los primeros tres puntos del seleccionado Albiceleste. Pero un minuto después llegaró el try de Etzebeth, sobre la esquina. Pollard no logró convertir, y las cosas quedaron 21-3. El pateador sudafricano tendría revancha un minuto después y volvería a fallar. Pero en la tercera consecutiva que tuvo marcó el 24-3.

Con el partido casi liquidado, los Pumas salieron a achicar el marcador y terminar de pie en la Copa del Mundo. Sánchez metió un penal a los 52 para acercar un poco a los nuestros. Recién sobre el final llegaría el único try de los sudamericanos. Juan Pablo Orlandi hizo un último esfuerzo para salir de un ruck a pocos metros del ingoal, y con un giro marcó la conquista. Luego, Sánchez pondría dos puntos más y cifras definitivas: 24-13.

De esta manera, los Pumas no pudieron emular su mejor participación, cuando vencieron a Francia en el mundial 2007 para quedarse con el bronce. Pese a la derrota, los Pumas se van con un saldo positivo: cuatro victorias y tres derrotas, estas últimas nada más ni nada menos que ante Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica.

Por otro lado, tiene el orgullo de ser uno de los nominados al equipo del año. Además, Nico Sánchez puede lograr el botín de oro, ya que es el máximo goleador de la copa, con sólo un partido por disputar, la final entre los All Blacks y los Wallabies.