Quizás el más esperado por Arruabarrena fue el enganche uruguayo Loreiro, quién pudo jugar cerca de 20 minutos, y ayudó al equipo en la conquista de los dos tantos de Sebastián Palacios.

Buenos Aires, Argentina.- Mientras los «titulares» y juveniles responden en el Xeneize, no hay que dejar de pensar en los que llegaron. Cada vez que Rodolfo Arruabarrena prueba alguno de ellos, estos devuelven la confianza del director técnico.

“Fue muy lindo debutar en la Bombonera, por suerte pude entrar y ayudar al equipo”, expresó Lodeiro post partido (ingresó por Cubas). Para completar su declaración agregó: “Vine para jugar desde que llegué, la decisión la tiene el Vasco. Yo quiero estar siempre, pero eso lo va a decidir el entrenador”.

En cambio, hay alguien muy importante que mira hacia adentro, relamiendóse de goles y ansioso por salir al césped, ni más ni menos que el popular Daniel Osvaldo. «Cuando era chico venía siempre al estadio, a veces no tenía con acompañante o no me alcanzaba para comprarme la entrada, igual me las rebuscaba. Incluso ya siendo futbolista vine en varias oportunidades… No veo la hora de pisar la Bombonera», comentó en Óle el ex Inter.

Sin dejar un segundo su pasión por los colores «Azul y Oro», Osvaldo lanzó una perlita: «Una vez en Europa me enfrenté al Vasco, y en la cancha le agradecía por las alegrías que nos dio a los hinchas».