En un episodio nefasto, al mejor estilo dictadura militar, detuvieron y torturaron al ex bloguero «K», Lucas Carrasco en la ciudad de Paraná, Entre Ríos.

Según el relato del propio Carrasco: «Con una violencia inusitada, alrededor de las 20 horas, dos oficiales del móvil policial 805, después de tirarme al suelo y esposarme como si fuera un delincuente, me llevaron detenido, me cagaron a trompadas y me torturaron».

Al parecer todo fue por publicar una nota en donde el hijo de Urribarri habría participado de una orgía, con menores de un instituto de Entre Ríos.

La versión de la policía, fue que lo detuvieron por una contravención, sin especificar cual, ni quienes eran los denunciantes.