Después de más de una década sin salir campeones, son los hinchas de Racing, quiénes tienen una enorme expectativa hacia el clásico del domingo, frente al puntero River.

Los fanáticos de la Academia acamparon desde la madrugada y desbordaron los tres puntos de venta. A pesar de las lluvias, sus fieles seguidores salieron a la calle, y además de las ventanillas del estadio, coparon la sede de Villa del Parque y el local «Locademia» de Lavalle.

En el primer día de venta de entradas, la gente demostró su apoyo al equipo de Diego Cocca y le metió clima al partido contra los del Muñeco Gallardo, soñando con un final idéntico al del 2001 como espera Diego Milito. La ilusión de conseguir otra victoria y superarlo en lo más alto de la tabla, esta latente. Se espera un Cilindro con 45.000 personas.

La localidades se venden hasta el viernes, con precios que llegan a los 570 pesos y una recaudación que estiman en 2.000.000. Si queda un remanente, el sábado se abrirán las ventanillas del estadio y pondrán a la venta los últimos tickets.